En primera persona

Sergio, 50 años, viajante.

“Hace 20 años que paro en el Hotel Andes, conozco a su personal de toda la vida, y ellos a mí. Acá me siento como en casa, y eso es muy importante cuando uno trabaja fuera de su hogar, y pasa tanto tiempo viajando. Además, se descansa muy bien, las habitaciones son muy cómodas, siempre bien climatizadas y con ropa de cama de primera calidad.”

Carmen, 40 años, turista.

“Conocimos el hotel cuando estábamos viajando a Bariloche. Somos de Azul (provincia de Buenos Aires), y realmente nos sentimos muy cómodos. La idea era cortar el viaje -porque tenemos dos hijos chicos-, descansar bien y arrancar temprano. El desayuno que sirven es muy bueno, nos llenó de energía para seguir viaje. A la vuelta repetimos la experiencia, y recomendamos con mucho entusiasmo este hotel.”

Miguel, 65 años, abogado.

“Viví en Choele Choel durante mi infancia, y cada tanto vuelvo a visitar la poca familia que me quedó allí. Me hospedo en el Hotel Andes porque conozco a sus dueños y he sido testigo de su permanente preocupación por tener las habitaciones más confortables que se puedan lograr. El resultado es que tal objetivo se cumple y, cada vez que vuelvo, algo nuevo me hace dar cuenta de que siempre se puede brindar un mejor servicio. ¡Por eso vuelvo!”